16/9/11

11:11


El pasáu 9 de Xunu, no Palaciu Don Gutierre de Llión, asistí por motivos de trabayu a la presentación del llibru Un día de Primavera, del escritor llionés afincáu en Segovia Raúl Rodríguez. L'autor desplicaba na súa intervención que la obra trata sobre una vivencia presonal de carácter espiritual que tuvo llugar trenta años atrás y de la que nunca nun falóu con naide dica güei: una fuerte lluz clisóulu cuando tenía unos dieciséis años y dende entós la súa vida y percepción del entornu cambioron pa siempres. Francamente, ascuitéi la hestoria con una mistura d'aburrimientu y escepticismu hasta que l'escritor amentóu un pequeñu detalle que me resultóu tremendamente chamadeiru: el feitu en cuestión no que ta basada la obra y las consecuencias del mesmu asocedioron en fechas que xiraban alredior del númaru 11, númaru qu'endolca un gran misticismu y que ye  referente a la era d'acuariu na qu'entraremos no añu 2012. Ensin afondar mueito más no tema, Raúl Rodríguez fixo tamién un chamamientu a los asistentes pa que dende esi momentu, prestaran atención a lo qu'asocedía al sou alredor porque de xuru que'l númaru 11 taría presente d'una maneira mueito más frecuente de lo normal, xustificando esa presencia a modu de mensaxes y chamadas d'atención de carácter quiciabesmente interdimensional.

Llevo unos seis meses, tres antias que la fecha de la presentación del llibru, viendo de maneira practicamente enfermiza en reloxes, monitores, páxinas web, etc. esto: 11:11
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...