1/11/11

Cuando t'obligan a vivir por cima de las tuas posibilidaes

Tresdantanueite parolaba con dous amigos tomando dalgo sobre deillas cuestiones ya irremediablemente surdíu la política, esa de la que sólo quiero escapar y sicasí tengo neillo más ou menos el mesmu éxitu que'l que tendría si tentara d'afuxir de la mia solombra. Políticos, paru, indignaos, 15M, crisis... trending topics típicos de las conversaciones d'anguaño de los que llamentablemente tanto tardaremos en desprendenos.  Lo que me preocupóu foi esi mensaxe que yá definitivamente vei cuayando ente la población y que tuvi que sentir outra vuelta más ente tragu y tragu: la culpa es nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades durante tantos años.

Los mieus collacios de xoldra, esbardiaban sobre la inconsciencia de la sociedá al  querer conducir coches d'alta gama y mercar casas de douscientos metros cuadraos, siete habitaciones y dous baños gastando dineiru del futuru cuando en realidá nun había perras nin pa una tienda de campaña y un monopatín. Vamos, que s'encontaban un pouco nos argumentos del famosu videu d'Españistán que yá todos conecemos. Dicían tamién qu'hai que tener más xacíu y que lo normal ye faer un análisis de la situación real na que t'alcuentras y según ta la cousa, en llugar de lo anterior, lo lóxico sería mercar una casa de trenta metros cuadraos con dúas habitaciones y un bañu, reflexión mui espardida tamién. De lo que la xente paez que nun se decata ye de que lo verdadeiramente lóxico sería que pol preciu que pagamos por esi pisu de trenta metros cuadraos deberíamos poder mercar la mansión del príncipe de Bel-Air.  Nun podemos aceptar esi argumentu, aspirar a una morada digna nunca nun debe ser consideráo cumo querer vivir por cima de las nuesas posibilidaes. Nunca.

El preciu de la vivienda, dende que tengo usu de razón, nos meyores casos triplicóuse y el suañu de poder faer realidá eso de que todu español tien dreitu a una convirtíuse na nuesa pesadiella del día a día. Mentar que tenemos vivido por cima de las nuesas posibilidaes supón responsabilizar a la población  de la situación actual, cuando la población malapenas protagonizóu'l papel de peón nun peligrosu xuegu en que las reglas venían dadas dende arriba, yera obligatoriu xugar y onde los peones, cumo no axedrez, yeran los primeiros en caer. Bien ye cierto que naide nun ponía un pistola na midaya al ciudadanu pa dar el pasu d'entrar nun créditu con escasas garantías de poder ser pagáu, pero tamién yeran los bancos quienes enantaban los mesmos y fomentaban la sua concesión a cualesquiera viendo neillo un negociu redondu. Nun nos engañemos, nin deixemos que nos engañen ou que quieran responsabilizanos, yera'l marcu establecidu, del que nun teníamos outra alternativa que participar, el que la política lliberal quixo pal estáu y afitóu, el marcu de la privatización, del lladriyu, de la desigualdá y de las grandes fortunas a costa del repartu de lo de todos ente unos poucos. Agora, pagando las consecuencias, los auténticos responsables viven del mesmu xeitu y nós malapenas vivimos, la cifra de paru chega a niveles inconcebibles y eillos siguen falando de los nuesos problemas cumo si daveras fueran suyos, llevando'l pelo engomináo y traxes de dousmil euros, prexubilandose a los cincuenta y seis años con mediu millón baixo'l brazu d'un trabayu pol que nun pasan dende cuantayá ou mazcarando cumo llaboral el gastu presonal p'ansí poder solventalu cono nuesu dineiru. Sólo-yes importan las perras, nada más.

Una vez un bon amigu díxome que nun ye tan fácil engañar a la xente, que puedes facelo un día, dous, hasta tres, pero non más. Aspero que sía cierto y pouco a pouco abramos los güeyos, porque lo qu'hai que cambiar ye'l sistema, non las opciones surdidas d'él, esas son todas iguales.

El 20-N you nun voto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...