21/8/15

Quien bien te quiere te hará sufrir


Qué noxu me da la frasecita de marras y cuántas veces tengo que-ye la sentir a mia madre. Entiendo'l fondu, el sou significáu, l'aquel que se quier dar al aforismu, pero la verdá ye que nunca nun lu compartí nin uséi. Nun soi you de los que cren que pueda facete sufrir quien te quiera daveras, lo que pasa ye que la sentencia en cuestión volviéu cuantagüei a la mia cabeza, despuéis de ller en prensa la tercer entrega d'una riestra d'articulines cansones y rancios que, escontra'l nuesu idioma, robra estos días un erudito d'esos de salón. Sí home sí, sabes de quién falo, ún d'esos enteraos de cóbadu en barra de bar y llecciones impartidas cona boca chena y los morros entafarraos que, sacando proveitu de la sua dudosa maña no eiru de la retórica más babayona, ganan l'aplausu, almiración y reconocimientu del simplayu que sabe aínda menos qu'ellos, sabicheiros que se dedican a vestir el poucu contenidu con mueita forma, envolviendo en papel de prata un bombón praliné de trangayadas que, de mano, puede tener una pinta de puta madre pero sabe a manteiga rancia cuando lu llevas a la boca.

El polemista al que me refiero, del qu'omitiréi'l nome pa nun-ye dar esa publicidá que tanto-ye presta y tan pouco amerita, autoproclámase dende cuantayá gran conocedor -de río a río- de la xeografía llionesa y de los detalles y matices que caracterizan la nuesa cultura rural. Entraría dientro d'esta corte de negacionistas que por vestir boina y chalecu ou abusar de los arcaismos del castellanu, ya consideran que saben más de los llugares qu'aquellos que los habitan, ou que, outramiente, protagonizan davezu'l recital de perlas tan escuitadas cumo esa de "pues yo me he pateado León de cabo a rabo y jamás en toda mi vida he oído hablar eso del leonés". Y precisamente a eso, al llionés, ye a lo que se debe'l rebesinu que garróu'l plumilla en cuestión y cono que lleva dándonos la murga hasta en tres ocasiones, atacando y tentando de ridiculizar la valiente, digna y consecuente decisión de las localidades de Cabreira Alta de retular en billingüe los sous carteles, cuestión que ya celebréi n'entradas anteriores.

Masque'l puñáu de mentiras e inexactitudes que naufragan pola tres publicaciones dan abondo pa dexar na más crara de las evidencias al autor ante cualquiera qu'estea un pouco al día del procesu de recuperación y dignificación del llionés ou de la sua realidá anguaño, hai dalgunas afirmaciones qu'amuelan y muito,  ya non por quien las escribe, sinon por quien las podría crer dexándose erróneamente seducir por tanta presunción barateira e interesosa.

Entre las absurdas ideas que podemos arrecadar sorrascando nos artículos, están el discursu en pasáu, dando a entender que'l cabreirés esistíu mas nun esiste ya en Cabreira; la negación de la sua condición d'idioma, asociándolu más bien a una xíriga dedicada a cuestiones d'agricultura y ganadería; la xustificación del desaniciu del cabreirés precisamente porque esos llabores rurales están a  perdese y non porque haya un proceso de sustitución de la llingua autóctona por una de prestixu; y finalmente la esistencia d'una malvada conspiración ultranacionalista del lleunesismu que s'escuende tres esta iniciativa.

Master-class de cabreirés en La Cuesta. Foto: elcabreires.com
La meyor respuesta a todas estas estupideces podría resumise na visita que realicéi a Cabreira'l pasáu sábadu, onde concretamente no llugar de La Cuesta, llevemos a cabu una actividá sobre el cabreirés na que participoron unas 15 personas. Entre los presentes houbo falantes qu'usan cada día la llingua, fiyos y nietos de falantes que, masque falan castellanu, escuitan el cabreirés davezu; y tamién fiyos y nietos d'emigrantes que, viviendo fuera, sentían una gran curiosidá pola fala local. L'asuntu estuvo basáu n'identificar xuntos los rasgos fundamentales de la evolución del cabreirés dende'l llatín,  analizar los sous elementos más característicos, y constatar los puntos que faen del asturllionés un idioma a los güeyos de toda la filoloxía y llingüística internacional. En nengún casu falemos de vacas, praos, madreñas, carros ou chourizu. De política tampouco. La llingua vehicular en todu momentu y cumo nun podía ser d'outra manera, foi'l llionés, y a lo llargo de las dúas horas de duración, non sólo nun vi nenguna cara estraña sinon qu'en mueitos casos contéi cona collaboración -tamién en cabreirés- de los propios falantes qu'asistieron, y que concretaban y axeitaban los exemplos vistos n'aspectos de léxicu ou gramatica a los usos más propios de La Cuesta. Foi una esperiencia mui satisfactoria na que tamién escuitéi relatos tristes acerca de cúmo dalgunos de los asistentes foron asoberbiaos y trataos cumo burros ou bufones polos sous mayestros si falaban na escuela igual qu'en casa, chamándome sobremanera l'atención el casu que me contoron d'una paisanica del puebru que siempre fai l'esfuerzu d'usar el castellanu porque toda la vida foi educada na idea de que falaba mal, pero que cambia radicalmente al cabreirés en momentos estremos d'allegría, tristura, estrés ou enfadu.

Y agora, tres esta vivencia maraviyosa y que prestóu pola vida, tengo que chegar a Llión y ller a los dous días nuna columna d'un periódicu que'l llionés nun ye una llingua, que ya nun se fala en Cabreira, qu'el sou usu estaba acutáu a oficios propios del mediu rural y que'l sou desaniciu está asociáu a la natural pérdida d'esos oficios por nun se realizar anguaño. Y esto ye dalgo que robra un erudito, una persona mui respetada, un intelectual, un experto, un gran conocedor y amante de los pueblos de la provincia, sus costumbres y sus habitantes, una persona que quiere a León y todo lo leonés.

Val, sí, creo que ya me me vai cuadrando eso de que quien bien te quiere te hará sufrir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...