7/10/15

Una foto por San Bartuelu


Tres ḷḷier por tercer vez los versos, doblóu la fuecha ya dexóula dientro'l buzón, cumo yá fixera dafurtu hasta en cuatro ocasiones a lo ḷḷargo d'esi mesmu mes con outros poemas que tamién fixo sous. Esta vez sería la última. En realidá nun sabía mui bien por qué lo faía, seique por desafogase, por poder echar fuera de dalguna manera esa sensación que nunca nun sentíu antias ya qu'agora estaba a devoralu por dientro. Un fueu que lu consumía ya que fixo que supiera que l'amor tamién puede doler, pero non metafóricamente, sinon físicamente, xenerando nél ansiedá tala que si nun la cuspía diba faer qu'abarrenara dafeitu. Sería muito más prácticu encarar la situación, mirar a Aurora a los güechos ya dici-ḷḷy lo que sentía, onque eḷḷa dixera non, pero la sola idea de tener qu'arrenunciar a la pouca esperanza d'una vida xuntos amataba las suas arrancaderas, convirtiéndolas en cobarde inspiración pa, ou bien escribir mediocres versos, ou directamente roba-ḷḷylos a la tradición oral ou a auténticos poetas pa dexalos arróu no buzón de la xoven que, en menos de dous días, cochía un coche de ḷḷinia que la ḷḷevaría mui ḷḷuenxe del vaḷḷe.

Cada nueite, deitáu sobre'l ḷḷau esquierdu del sou cuerpu, imaxinaba a Aurora frente a él, cara a cara, ya reproducía la conversación posterior a una apasionada ya adolescente primer vez que nunca nun esistíu, susurrando las suas propias palabras ya fantasiando las d'eḷḷa, chegando a sentir hasta l'aliendu que las perfumaba. Finalmente caía outra vuelta na desesperación, pechaba a lo buei los puños ya dexaba escapar las primeras ḷḷágrimas desortándose ya retorciéndose na cama, dando vueltas hasta que ḷḷograba conciliar el suenu. De día caminaba cona vista perdida, imaxinándose con eḷḷa de la mano, recreando na sua mente escapadas de fin de sumana, domingos de televisor ya manta, cristales de coche anubiertos de vafu, discusiones acerca del nome del primer fichu, beisos que nun perdían el sou aquel por más que pasaran los anos.

Mirando la única ya irreverente foto que tenía xunto a Aurora, sacada va tres anos na Fiesta de San Bartuelu, mui diferente a la qu'él quixera conservar, culpábase porque nin la inminente marcha de la xoven pudiera alimentar el sou valor pa sincerase con eḷḷa. Agora tocaba aceptar que la mucher qu'espertóu nél l'amargor del amor inconfesable partía hacia un destinu con paisaxes nuevos, metas nuevas ya xente nueva. Tocaba aceptar qu'él nun formaría parte, nin cumo actor secundariu, de las escenas qu'afilvanarían el futuru de la xoven. Numás sería l'anonimu que dexaba notas, el cobarde que nun foi quien a dar un pasu alantre, el fracasáu que nun supo apostar por sí mesmu, el cuitáu qu'agora dexaba escapar aqueḷḷo que nunca nun tuvo ya ensin lo que sabía que nun podría vivir. De dalguna manera todo acababa xusto ehí, morría una formosa hestoria antias siquiera de nacer, ya escomencipiaba la etenra siñardá por aqueḷḷo que nunca nun asocediera.

——————————

Sentada na butaca siguiente a la del conductor, Aurora dibuxaba una tienra sonrisa nos ḷḷabios. Yá yera outra más de tantas mocinas que viaxaban a Madrid aproveitando una oportunidá única ya dexando la sua comarca natal nos brazos de la despoblación. Balanciándose amodo cono tran-tran del bus qu'esguilaba entre las infinitas curvas de la tierra de Ḷḷuna, pensaba no que quedaba atrás: buenos amigos, buenas recordanzas. Todos fonon a despidila: Lucía, Marcos, Ignacio, Saúl, Laura... ya cúmo non, el moscón d'Ismael, que nunca nun la dexaba en paz ya al que nun ḷḷograba dexar claro qu'enxamás nun habría nada entre eḷḷos. La última tolada qu'Ismael protagonizóu foi dexa-ḷḷy poemas d'amor no buzón de casa, cumo si eḷḷa nun supiera de quién procedían. Cansa del asuntu, chegóu pensar en deḷḷas ocasiones na cruel posibilidá de dexalu n'evidencia delantre de todu'l grupu, pero no fondu sentía simpatía pol rapaz, cargante pero noble, ya prefiríu nun dar más importancia a esa cuestión, nun pagaba la pena, especialmente teniendo en cuenta lo pouco que quedaba pa marchar d'aiḷḷí. Aurora sabía de sobra lo fondamente namoráu qu'Ismael estaba d'eḷḷa, ya onque'l sentimientu nun yera recíprocu, siempre procuróu ser amable con él, tentando inutilmente d'amatar, con sutileza ya humanidá, las ermas esperanzas del mozu; ḷḷabor no que con tristura tenía qu'invertir más tiempu qu'en ḷḷograr chamar l'atención de Marcos, el rapaz no que daveras estaba interesada (eḷḷa ya tódalas demás), galán que tres unos güechos de color gris parecía esconder dalguna suerte de misteriu por resolver. Esi mocín yera cumo una meta inalcanzable, un suenu imposible de faer realidá, un afán al que nun se podía aspirar. Aurora dexaba agora escapar, viendo'l sou reflexu no ventanu, una siñardosa sonrisa remembrando tódalas veces que, con pouco xeitu ya menos maña, falaba con Marcos mentanto temblaba cumo una fuecha seca. Anguano, cuando la madurez garraba forma amodo no sou xacer, entendía lo tópicas que resultaban tódalas peripecias ya esparabanes xurdidos por esi primer amor platónicu que nunca nun vería la ḷḷuz, amor del que numás quedaría güelga na simpática foto xunto a Marcos que conservaba ya usaba cumo marcapáxinas no sou diariu, tirada nuna inolvidable mañana de San Bartuelu. En chegando a La Magdalena quedaba dormida escuitando un cantar con rumor de bossa nova que xurdía lentu del altavoz asitiáu sobre eḷḷa:

Otra vez en el 62 se volverán a encontrar 
ella y él medio dormidos camino de la facultad. 
Durante más de tres años comparten 
ese viaje cada mañana, 
el uno en el sueño del otro y nunca se dirán nada. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...