11/11/15

La pruma azul cobaltu


Despuéis de repasar las trenta y cinco fueyas del proxectu hasta en díaz oucasiones, Ismael llevantóu del asientu decididu a entregá-yelu al sou xerente. Tratábase del primer trabayu daveras importante que quedaba dafeitu nas suas manos desque pasara a fomar parte de la ñómina d'empreaos, y onque yera más qu'evidente que la cousa estaba bien feita, tamién yera inevitable sentir la punzada de la inseguridá no sou interiore, inseguridá qu'a lo llargo de los últimos seis meses venía emporcando la práctica totalidá de cousas que facía a consecuencia de d'una pincelada na sua biografía que ñunca nun podría esqueicere. De xuru que todos podríamos sacar una esbilla curiosa de cousas feitas no pasáu que cambiaríamos en mayor ou menor midida, pero sentise responsable del suicidiu d'una persona yíe dalgo qu'inevitablemente marca pa los restos. Güei, Ismael alcontrábase nuna posición acomodada: trabayaba de lo sou nuna entidá con futuru, tenía buen xornal y vivía na ciudá que siempres quixo vivire, pero malpenas un añu atrás la situación yera totalmente diferente: sentíase dobremente atrapáu por un puebru no que nun quería morar y por una rellación cona que nun yera quien a acabare, y amás, tres dous años no paru, las primeiras barbaridades principiaban a cogüelmar la sua mente.

Ismael ñaciéu en Valdaviéu, un pequeiñu llugar cerquina de Trueitas, na provincia de Llión; no senu d'una familia humilde que ganaba un escasu pan trabayando cada día la faceira. Na sua infancia vivíu en primer persona la escasez del mundu rural y tamién la figa que s'encarnaba cuando los mocicos de ciudá volvían en branu al puebru, mostrando una existencia mueito más afortunada y rica que la súa. Durgante años, Ismael ayudóu a la familia mentanto soñaba con fuxir d'esi escenariu verde de casas de teitu, imaxinándose en traxe y corbata na oficina d'un rascacielos, faciendo complicaos cálculos y gráficos que rematarían n'importantes proxectos que cambiarían el mundu. Los años pasaban aspacín y la única manera d'amatar l'ansia porque esos tiempos meyores chegaran yeran las tardes no rieu, escureceres de musgu nos pantalones y beisos xunto a Claudia, el lluceiru de Manzaneda, cariñosu remote que las paisanas más mayores de la cercana localidá puxeron a la rapaza prácticamente dende'l día en que ñaciéu pola sua fermosísima piel branca. Claudia yera una mocica de baixa estatura y complexón afinada, con un cuerpín bien pequeiñu no que resultaba difícil entender cúmo podía caber un corazón tan grande. Compensaba'l sou fracasu escolar con una impecable entrega nos llabores de casa y no sou trabayu de fin de sumana no bar de Trueitas, au tres soportar los cansones piropos de los pelgares de siempre durgante todu'l día, eichaba'l piechu pa correr a los brazos d'Ismael, al que profesaba igualmente una devoción cuasi relixosa. Claudia escuitaba con sufrencia los desesperaos afanes del mozu por esos sueños de futuru que nun s'acababan de cumprire. Afalagaba'l pelu del rapaz deitáu sobre'l sou cuellu mentanto él falaba de lo cansu qu'estaba por mor d'esa vida de ñecesidá, y cuando finalmente resopraba, pechaba los güeyos y ponía puntu y final a la sua matraca con un nun sei qué vai ser de ñosoutros, eilla besaba amodo los sous llabios y susurraba: mentanto sigamos xuntos, por min que venga'l fin del mundu. La vida de Claudia xiraba alredor d'Ismael y la hestoria d'amor que xunto a él creaba cada día y resumía no sou diariu redactáu con una pruma azul cobaltu, regalu de primer comunión cono sou ñome serigrafiáu no capuchón y del qu'Ismael siempre fizo chanza por considerar que se trataba d'una absoluta horterada, chanza que nun se volviéu a repitir dende'l día en que Claudia deixara la pruma sabe Dieus ónde pa nun la encontrar ñunca más, llevándose disgustu talu cumo pa qu'Ismael perdiera las ganas de volver a facer nengún comentariu acerca de la estilográfica.

Cuando los padres d'Ismael confirmoron a sou fiyu que nun aforraran abondo cumo pa que cursara estudios universitarios, alcontróu cumo alternativa la formación profesional nun centru d'Estorga. Foron dous años en que'l xoven compartíu pisu con outros tres estudiantes de Cabreira y nos que la camaradería y las altas espectativas confirmoron al rapaz que nun estaba feitu pal campu y que Valdaviéu nun yera'l llugar au debía eichar reíces. Volvía a casa un fin de sumana de cada dous, decatándose de cúmo los sous padres avieyaban y de que las suas ñuevas de felicidá estaban bien lluenxe de las que Claudia quería escuitar acerca de cúmo la eichaba de menos. La decepción fraguaba nos güeyos de la mocica cada vez qu'Ismael marchaba outra vuelta a la capital maragata ensin mostrar el menor de sentimientu de tristura por tener que facelo. Estaba craro que Claudia, el sou trabayu de camareira y las suas escasas posibilidades de prosperidá encaxaban cada vez pior nos ambiciosos planes de futuru d'Ismael.

Acabaos los estudios, el rapaz cayóu outra vuelta de brucias sobre la realidá, sufriendo la frustración d'un llargu añu no que nel ermu tarrenu llaboral nun brotaba ñenguna ufierta pa él. Cada vienres garraba la ferruñosa cirila de sou padre y escabildaba gasoil y cuartos tirando pa las localidades mas pobradas de la provincia. Deixaba'l curriculum acá, allá, acullá, a todu zurru y burru, pero nada. Chegóu un intre en que ya nun tenía craros los llugares au estuviera y los que nou, y la desesperanza chenóu de ñuevo'l sou espíritu. Foron días nos que l'esplendidu amor de Claudia s'entregóu plenamente cumo de costume, mentanto no fondeiru de la depresión d'Ismael, siguía fincada la idea de qu'ameritaba dalgo muito meyor tanto no profesional cumo no amoroso. La vista del rapaz estaba más perdida, más ausente que ñunca, pero Claudia siguía afalagando'l sou cabellu, enxugando las poucas llágrimas que xurdían de los güeyos del mozu y pechando una boca que numás falaba malas palabras con beisos sinceros. El tou momentu chegará, triunfarás, y quiero vivilo contigo. Pero Ismael sabía que si siguía xunto a Claudia yera únicamente porque nun estaba dispuestu a arrenunciar a lo único que poseía de valor a los güeyos de tódolos demás.

La sorpresa chegóu cuando ya ñaide aguardaba por eilla. Una curiosa consultoría de Llión púxose en contactu con Ismael un llunes, programando la entrevista a los dous días y finalmente contratando al rapaz. Lo chamadeiro yera que'l xoven xuraría que ñunca nun pisóu enantes esi llugar pa dexar la sua carta de presentación, pero aqueillo yera lo de menos. La noticia yera tan asperada que lu cogüelmóu de soberbia ensin dexar el más mínimu espaciu pa la piedá, y de la manera más cruel, Ismael presentóuse no bar au trabayaba Claudia la mesma tarde en que tuvo la certeza de que marcharía a vivir a Llión, poniendo puntu final a la rellación qu'entrambos los dous conservaban dende cuantayá cumo si aqueillo nun tuviera la más mínima importancia. Claudia quedóu tan embazada que malpenas pronuncióu palabra, de los sous llabios numás escapóu un tebiu ¿cúmo puedes faceme esto? El discursu de despidida d'Ismael esfilachando la sua hestoria xuntos, entisnáu de la más repunante repotencia, resgóu a lo buei la inocencia d'una ñiña que se convertía en muyer de repente, fundíendose na llamuerga d'una realidá qu'hasta aqueilla tarde nun llograra esbarrumbar el sou pequeiñu mundu de sueños, de fantasía, d'una vida entera xunto al home qu'amaba. Horas despuéis, Ismael recibía la chamada del padre de Claudia informándolu de lo mal que s'alcontraba la xoven y pidiéndo-ye que recapacitara, Ismael nun quixo saber gota del asuntu y nun volviéu coyer el teléfonu. A los dous meses Claudia ingresaba cadáver nel Hospital Universitariu de Llión por sobredosis de sedantes.

Los días posteriores foron una pesadilla pa Ismael, el xoven nun asistíu al funeral y xuróu que nun volvería pisar Cabreira. Sabía qu'en xeneral la xente estaba a culpalu pola muerte de Claudia, cousa que por outru llau entendía perfectamente porque no fondu él tamién se culpaba. Malpenas comía y los mesmos somníferos qu'acaboron cona xoven yeran los qu'ora-ye ayudaban a conciliar el sueñu. Facía lo posible por conservar la calma, polo menos ante los güeyos de los sous recientes compañeiros de trabayu, tentaba d'estar a l'altura y, mal que bien, llográbalo. Sabía qu'en realidá ñunca nun podría desaniciar esa traxedia del sou pensamientu, pero estando a quilómetros del epicentru yera más fácil. Asicasí, nun yeran poucos los días en qu'en metá de la sua xornada llaboral yera asaltáu polos recuerdos que conservaba xunto a Claudia, por un cientu de susurros, de beisos, de sonrisas qu'espeyaban l'amor más ñatural d'una muyer única, de planes qu'ora outros cumprirían; teniendo que fuxir aína al cuartu de bañu pa poder lliberar las llágrimas ensin chamar l'atención. Él sabía qu'una persona cumo Claudia nun merecía esi final y convivir con esa certeza nun yera dalgo senciello de soportare, pero tendría qu'avezase, que siguir alantre. Agora vivía na ciudá que quería vivir y trabayaba naqueillo que quería trabayare. Despuéis de tantos años protagonizando una vida que nun quería vivire, debía valorar esi regalu del destinu y garrase a él cumo cravu ardiendo.

Ismael llevantóu del asientu conas trenta y cinco fueyas de proxectu entre las manos y de caminu al despachu del xerente pasóu por delantre de Diana, la encargada de facturación y recursos humanos. Ésta dedicóu-ye l'amable y pacífica sonrisa de siempre, pero dalgo nesa instantánea paróu d'un güelpe los pías d'Ismael. Dalgo que fizo que tembrara y que lu treslladóu a escape a esa vida en Valdaviéu de la que durgante tantu tiempu quixo fuxire. Con una punzada d'incredulidá y sintiendo cumo'l sou cuerpu perdía equilibriu, fincóu la sua atención na pruma azul cobaltu con que la muyer facía escarabayos nun formulariu, idéntica a aqueilla con que Claudia escribía no sou diariu. Pero nun podía sere, yera imposible, habría cientos de miles de prumas cumo esa no mundu, asina que recobrando la compostura y autoconvenciéndose de que se trataba únicamente d'una casualidá, falóu con insegura retranca a Diana.

—Y yo que creía que ya nadie utilizaba esas horteradas... —Murmurióu Ismael.
—¿Esto? ¿Estás de coña? No es mío. Se lo habrá dejado el cartero o alguno de los que vienen a dejar el curriculum. Es más, si quieres te puedo decir hasta el nombre de la supuesta dueña, que creo que lo pone en el capuchón.

De repente, las manos d'Ismael perdieron toda la sua fuercia y, tembrando,  dexaban cayer al suelu las fueyas que garraban, mentanto'l xoven entendía con una sensación de dolore, vergüenza, autoodiu y impotencia cumo ñunca nun sintiera hasta esi intre, por qué'l día de la sua entrevista de trabayu nun tenía nengún recuerdu previu d'esa oficina. Definitivamente ñunca nun estuviera ehí. Nun foi él quien llevóu la sua carta de presentación a esi llugare. Nun foi él quien diou cona clave. Nun foi él quien diou'l primer pasu ñecesariu pa que güei tuviera todo aqueillo que siempre quixo tenere.

______________________________


Na mañana los Santos no campusantu de Manzaneda, Isabel  González Lobo alcontróu sobre la sepultura de sua fiya Claudia, finada un añu atrás, un sobre baixo un cantu. Abríulu y con sorpresa sacóu, xunto a un papel dobráu, la pruma estilográfica que regalara a Claudia no día de la sua primer comunión. Desdobróu'l papel, y lleóu las ringleiras escritas nuna impecable caligrafía:

Dístimelo todo, Claudia.
Dame tamién la oportunidá de facer lo mesmo por ti
cuando nos alcontremos outra vuelta, más templano que tarde.

______________________________

Relatu publicáu  el 31 d'outubre en elcabreires.com > El Seranu

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...